sábado, 24 de diciembre de 2016

Las dos caras de Emma Stone

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo
 
Estableciendo una cronología de sus apariciones y de su trabajo, podemos deducir que conocimos a Emma con la melena rubia.

Influída por el furor de las pelirrojas (y por un buen estilista que le recordó que tiene unos ojos verdes increíbles) decidió cambiar el color de su pelo. 


De pelirroja tiene a su favor un detalle fundamental: sus ojos. Emma Stone posee unos increíbles ojos verdes, casi transparentes, que son el sueño de cualquier pelirroja.

La mezcla crea un contraste de tonos fríos y cálidos que se transforma en una belleza muy exótica. Lo malo es precisamente la popularidad que tiene hoy en día el cabello ent onos cobre y fuego. Al llevar un tono que se ha vuelto tan común, la actiz no destaca como se merece.
 
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario