sábado, 24 de diciembre de 2016

Ampollas capilares de Babor

No hay texto alternativo automático disponible.
 
-Ampollas de ceramida: Las ceramidas son sustancias lípidas que reparan el cabello profundamente. Actúan como si fueran un cemento y así garantizan la integridad de las fibras. Es por esto que estas ampollas están especialmente indicadas para cabellos resecos o para aquellos que han sido sometidos a algún tratamiento químico. En pocas palabras: h...idratan y restauran.

-Ampollas de queratina: La queratina es una proteína que genera el propio organismo. Una de sus principales funciones es la de formar, hidratar y proteger al cabello. Si tu cabello necesita un cuidado extra, ésta es, sin duda, la ampolla indicada.

-Ampolla de vitamina A: Las ampollas que contienen vitaminas pueden aplicarse más frecuentemente que el resto. La vitamina “A” tiene la peculiaridad de potenciar el proceso de crecimiento del cabello –además de protegerlo- . Están especialmente aconsejadas para melenas grasas y frágiles.

-Ampollas de aloe vera: Estas ampollas ofrecen una excelente humectación para el cabello y la piel. La presencia de aloe vera en las ampollas capilares las hace idóneas para aquellos casos en que se busca prevenir la caída del cabello. También estimulan el crecimiento y suavizan las fibras.

-Ampollas de vitamina C: Como el resto de las ampollas, su acción es superficial e inmediata (a diferencia de las mascarillas), y las que incluyen vitamina C le dan resistencia y brillo al pelo. Además evitan la sequedad y el frizz. El pelo queda renovado, sedoso y fácil de manejar.

Recuerda que también es posible encontrar ampollas con ginseng (fortalecen y evitan la caída), colágeno (hidratan) u Omega 6 (dan flexibilidad y luminosidad). La lista de opciones es completísima. Al probarlas sólo recuerda que no debes aplicarlas en intervalos de tiempo menores a los diez días. De lo contrario el cuero cabelludo puede acumular restos de los muchos activos que poseen (nutrientes, aminoácidos, extractos vegetales) y conseguir el efecto contrario al deseado
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario